Páginas

domingo, 10 de agosto de 2008

VOS POR ALLÍ, YO POR ALLÁ

.
REFLECCIONES SOBRE LA VIDA EN PAREJA
.
.En una bolsa, alguien se ha encargado de legarnos lindas frases como, “mi media naranja”, “mi alma gemela”, “son el uno para el otro”; y en otra “el buey lerdo bien se lame”, “mas vale solo que mal acompañado”, y tantas más.
.
Quiero pensar que este tipo de convenios lingüísticos son producto de las buenas o malas experiencias personales que algunas personas creativas tuvieron, en algún momento de nuestra historia reciente. Pero partiendo de estas dos teorías encontradas, se me antoja preguntar; la realidad del ser humano, ¿se alía realmente más a una que a otra? ¿Cuál es la tendencia? ¿Hay una cierta y otra errada, o hay matices? ¿Somos seres biológica y espiritualmente diseñados para la vida de a dos, o venimos solos al mundo y así deberíamos de transitar nuestra existencia? ¿Necesitamos realmente buscar nuestra otra mitad en un igual para poder realizarnos como personas, reconociendo por añadidura que somos seres incompletos, o esto es así por un convenio social que algún occidental bastante más vivo que cualquiera de nosotros sembró en algún momento, como forma de mantener ordenado el rebaño y lograr así un mejor control del mismo?
.
Me pregunto ésta y algunas otras cuestiones porque la práctica parece estarnos demostrando en todo momento que el maravilloso y cálido cuento de hadas de la familia, la persona ideal, el amor verdadero, el “contigo pan y cebolla” y todo eso, es absolutamente inviable; o al menos poco probable. No cuento con estadísticas concretas al respecto, pero no hay que ser demasiado observador para saber, o al menos intuir algunos hechos, como que la gran mayoría de los matrimonios que engloban a la generación de mis padres (tengo 34 años), hace rato que están disueltos. No así los de la generación de mis abuelos pero, ¿por qué no? ¿Fue feliz todo el camino que recorrieron juntos, o solo lo hicieron porque en ese entonces la sociedad te metía en un brete del cual no se podía escapar? Y si lo hacías, quedabas condenado a llevar sobre la piel una marca a fuego que te ponía la sociedad por medio de sus instituciones, que te hacía ser visto por los demás como un fracasado. O algo peor, en caso de que tuvieras la mala suerte de ser mujer.
.
O sino miremos a nuestro alrededor y escudriñemos un poco la vida de nuestros amigos y amigas. Díganme si no son cada vez más comunes frases como, “sí, estuvimos saliendo un tiempo pero ya fue”, o “salimos algunas veces pero nada”. Los más intrépidos nos dirán, “estuvimos viviendo juntos un tiempo pero no funcionó”. Seguimos luego repasando nuestra lista de amigos y veremos que un gran porcentaje de nuestras amigas mujeres están solas y se quejan continuamente de la falta de hombres. “Los que no son viejos, son trolos y los que quedan están casados”, dicen con una convicción absoluta. Lo de que haya mucha gente anciana es una realidad de la sociedad uruguaya; lo de que haya un gran número de hombres homosexuales no es un tema exclusivo de nuestro país, pero también parece ser una realidad de nuestra sociedad actual. Y lo de que el resto está casado, no sé. Pero sigamos este razonamiento deductivo. Si hay muchos hombres viejos, también debería haber un número similar de mujeres viejas, ¿o ellas no envejecen? Por otro lado, ¿es mayor el número de hombres homosexuales que el de mujeres? Porque en caso de estar parejos, esto también volvería las aguas a su cause, ya que habría menos mujeres buscando hombres. Y con respecto a los hombres casados –y acá involucro también a los que están en unión libre- si los ponemos dentro del esquema de deserción matrimonial del que hablamos al principio, seguramente lo estarán por poco tiempo. Así que las mujeres interesadas no tiene más que estar atentas.
.
Pero volviendo al tema que nos atañe, me vuelvo a preguntar, ¿Por qué duran tan poco los intentos de llevar una vida junto a otra persona? ¿Será cierto eso que dicen nuestras abuelas que los jóvenes de hoy en día no estamos dispuestos a soportar nada en pos de formar una familia? ¿Y a qué se debe esta falta de disposición? ¿Será que el hecho de formar una familia ya no es un buen estímulo por el que valga la pena sortear algunos escollos? ¿Será acaso que las instituciones sociales ya no nos presionan tanto para que mantengamos contratos a término con otra persona y simplemente hacemos lo que sentimos? Y lo que sentimos no parece ser otra cosa que, o estar solos o estar cortos períodos de tiempo con cada persona. Esto confirmaría la hipótesis de que el hombre es un animal solitario.
.
Pero así y todo, gran parte de las personas –sobre todo mujeres- con las que he podidos intercambiar conceptos sobre estos temas, parecen estar esperando, e incluso buscando al hombre ideal. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Están buscando al hombre ideal pero solo para un rato? ¿O es que no hay hombres ideales? ¿O será que los hombres nos mantenemos ideales por poco tiempo, y que luego de éste volvemos a ser simples mortales y ahí es cuando se rompe el hechizo y se va todo a la mierda? ¿O será que tanto hombres como mujeres hemos elevado tanto nuestro concepto de “ideal”, que ninguna persona llega nunca a cumplir los requisitos?
Si es cierto –como dicen ellas- que hay pocos hombres disponibles, la lógica indica que deberían bajar su nivel de exigencia en pos de conseguir pareja. Pero no lo hacen, prefiriendo así seguir solas. Los hombres en cambio y de acuerdo a este esquema, estarían en condiciones de exigir más. Pero creo firmemente que tampoco lo hacen, llevándose en cambio a la cama cualquier cosa que camine; y como dice la canción “si es mujer mejor”.
.
Entonces, ¿es por esta escasez de hombres que las parejas duran lo que un lirio? Ellas, porque al haber poco para elegir es muy difícil que encuentren un modelo que se adapte a sus necesidades. Y ellos, porque al haber tanta oferta, se ven tentados a probar la mayor cantidad posible.
.
¡Qué problema!
.
Busquemos entonces queridos SERRUCHEROS entre todos alguna solución a este entuerto.
.
Escucho propuestas.

7 comentarios:

  1. Muy buenas tus reflecciones, te cuento mi opinion como mujer: una de las cosas que ha contribuido a que las parejas no duren tanto como antes es la evolución del papel de la mujer en la sociedad, sobre todo su independencia económica la que ayudo a que sean más seguras por lo tanto tengan menos miedo de arrancar de cero de nuevo cuando algo no funciona. Si el principe azul destiñe hay que darse cuenta a tiempo para no aguantarlo el resto de la vida. La mujer se valora más no permite que el hombre la pase por arriba comprende que estan en igualdad de condiciones por lo tanto nada de subestimarlas. En ese contexto de valoración la mujer ahora no perdona al marido infiel. Antes era moneda corriente que los hombres tuvieran aventuras, amantes o las famosas queridas. Por otro lado, ahora por suerte, no se le da tanta importancia a lo que opine la gente y nadie te va a señalar porque seas divorciada. Importa lo que Yo siento. Y si siento que no tengo ganas de estar con alguien que no me hace feliz, dolera pero se termina. Total la esperanza es lo único que no se pierde:"Ya llegara tu 1/2 naranja, seguro que no lo has encontrado".
    Con respecto a los hombres creo que algunos son muy machistas todavia, les cuesta aceptar cuando su mujer tiene exito laboral o cuando no se queda esperandolo con la cena caliente. A esos seguro les va mal porque llego el tiempo de ser compañeros en todo desde la colaboración con las tareas de la casa y educación de los hijos hasta la prosperidad económica del hogar.
    Inconcientemente algunas parejas tienen una lucha de poder para ver quien domina la relación o deshaogan sus frustaciones con la persona que tienen al lado. Hay que comprender que la vida en pareja es una retroalimentación constante de energia. De a dos todo es más fácil...
    espero les guste mi opinion los dejo porque no quiero ser densa.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luisina. Te agradezco mucho que te hayas tomado un tiempo para darnos tu opinión sobre este picante tema.

    Deduzco de tus palabras que antiguamente las parejas duraban toda la vida, simplemente porque la mujer no tenía posibilidad de elegir, ya que al depender económicamente de su esposo, debía resignarse a tareas inherentes al cuidado del hogar, los hijos y la familia. ¿Voy bien? O sea que esa tímida ilusión que tenía de que nuestros abuelos hubieran recorrido su camino juntos amparados en el amor, me la reventaste como un globo barato. Mal lo tuyo.

    Basándonos en esta terrible noticia y asumiendo que actualmente las mujeres han solucionado, en líneas generales este escollo de la dependencia económica, deduzco que ahora sí no hay impedimentos para que las parejas funden sus cimientos sobre la base del amor. ¿Y cómo estamos? Según yo, cada vez peor. Ellas por allá y ellos por el otro lado.

    ¿Entonces qué pasa? Mmm… tengo cada vez más miedo de que se confirme una de las hipótesis del principio; la pareja, la familia como institución y base de la sociedad y junto con todo eso el amor, son puro verso.

    Aguanten un ratito que me voy a suicidad y vuelvo.

    ResponderEliminar
  3. MUY BUENAS, MI NOMBRE ES CRISTINA Y HE LEIDO VARIAS PUBLICACIONES TUYAS, ASÍ PUES ME AVENTURO A DAR MI HUMILDE OPINIÓN AL RESPECTO.
    LO CIERTO ES QUE NO ESTOY DEL TODO DE ACUERDO CON TU TEORÍA, PÉLÍN CATASTROFISTA, A MI MODO DE VER, DE LA INEXISTENCIA DE LA PAREJA Y TAL.., MAS BIEN CREO QUE EL TRANSCURSO DEL TIEMPO Y LOS PRECIPITADOS ACONTECIMIENTOS Y CAMBIOS SOCIALES A LOS QUE NOS HEMOS VISTO, Y NOS SEGUIMOS VIENDO EXPUESTOS HAN IDO CAMBIANDO EL ORDEN EN NUESTRA ESCALA DE VALORES SIN DARNOS APENAS CUENTA. EL PROBLEMA SE PRESENTA CUANDO HOY TRATAMOS DE REFLEJAR NUESTRAS NECESIDADES, TANTO FÍSICAS COMO EMOCIONALES EN FORMAS PASADAS, ES COMO SI AL SENTIR SED HOY DÍA, NOS FRUSTRARA LA IDEA DE NO TENER UN POZO EN EL CORRAL, EN DEFINITIVA Y RESUMIENDO ÉSTO QUE TRATO DE EXPLICAR LO IMPORTANTE A MI ENTENDER ES SABER IDENTIFICAR CUÁLES SON NUESTRAS NECESIDADES PERSONALES CON RESPECTO A LAS UNIONES HUMANAS. UNA VEZ CLARO ÉSTO DEBERÍA SER MAS SENCILLO SABER DÓNDE Y QUE BUSCAR.
    OTRO FACTOR QUE CREO, INFLUYE EN LA DISOLUCIÓN Y DESILUSIÓN PAREJIL ES LA CRECIENTE ARROGANCIA QUE NOS APORTA LA RICA Y NECESARIA FORMACIÓN QUE AFORTUNADAMENTE HOY DÍA TENEMOS, HOMBRES Y MUJERES. CREEMOS MERECERLO TODO, NOS OCUPAMOS DE EXTRAER DE NOSOTROS MISMOS TODOS NUESTROS ENCANTOS Y BELLEZAS DURANTE EL PERÍODO DE TIEMPO QUE DURA EL CORTEJO, PERO HOY IGUAL QUE ANTES, AL MENOS EN MUCHOS CASOS, TRAS VARIOS MESES DE ILUSIÓN ENAMORADA NOS OLVIDAMOS QUE DEPENDE ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE DE NOSOTROS LA CONSERVACIÓN Y MADUREZ DE UN SENTIMIENTO QUE NO TIENE POR QUE SER EFÍMERO, QUE DEPENDE DE UNO QUE EL OTRO NO CAMBIE DE ACTITUD, QUE QUIZÁS SEAN NUESTRAS PROPIAS FORMAS LAS QUE HYAN CAMBIADO Y NO INSPIREN YA LA DELICADEZA EN EL TRATO DE NUESTRA PAREJA, POR EL CONTRARIO, TENDEMOS A MIRAR SOLO A QUIEN TENEMOS ENFRENTE SIN ATENDER A NOSOTROS MISMOS NI A NUESTROS CAMBIOS, EXIGIENDO AL OTRO U OTRA LA SATISFACCIÓN DE NUESTRAS NECESIDADES.
    EN DEFINITIVA QUE QUIZÁS, PORQUÉ NO?! ALOMEJOR AUN HAY ESPERANZA PARA AQUELLOS QUE PREFIERAN UNA VIDA EN UNIÓN CON OTRA U OTRAS PERSONAS, BUSCANDO Y ELIGIENDO BIEN, SIEDO EMPÁTICOS Y AUTOCRÍTICOS Y, SOBRE TODO QUERIÉNDO, AMANDO MUCHO, OLVIDANDO NUESTROS MIEDOS Y COMPLEJOS, OFRECIÉNDO SIEMPRE LO MEJOR QUE HAY EN NOSOTROS.
    BUENO SALUDOS Y GRACIAS POR OFRECERNOS TUS PENSAMIENTOS, ELLOS HACEN BROTAR LOS NUESTROS.CRISTINA.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida Cristina al reducido grupo que forman los miembros activos del SERRUCHO. Es para mí una satisfacción enorme el darme cuenta de que el blog cuenta con personas capaces de generar y dispuestas a compartir conceptos tan agudos y elaborados como los que expresaste en tu comentario.

    Estoy de acuerdo con vos en que el vértigo de los cambios de nuestra sociedad actual nos ha hecho trocar casi involuntariamente nuestras prioridades en la vida. Hace no muchos años, la prioridad de una mujer joven no era otra que conseguir un buen marido con quien formar una familia, tener hijos y convertirse en una buena madre y una abnegada ama de casa. Si lograba eso, al mirar hacia atrás al final de su vida, esbozaría una sonrisa y diría para sí, misión cumplida. Las metas de los hombres, no muy disímiles, conseguir una buena mujer con quien generar descendencia y procurar un buen trabajo con que mantener y dar de comer a su familia. En resumidas cuentas, parece que el cometido tanto de hombres como de mujeres no era otro que el de perpetuar y mejorar la especie. ¿Qué padre o madre no nos ha dicho alguna vez que lo que ellos quieren es que nosotros, sus hijos, logremos ser algo más de lo que ellos fueron? Era como un eterno vivir en pos de la generación futura, incluso dejando a un lado los intereses personales.

    Pues bien, parece que esta etapa mártir de la humanidad –para bien o para mal- ha concluido.

    /// Quiero hacer notar que cada concepto y apreciación que hago sobre la sociedad, refiere básicamente a la sociedad occidental, ya que los mismos se ajustan muy poco a otras culturas ///

    Todo parece indicar que nuestra generación está avocada mucho más a la realización y el disfrute personal en el corto período de tiempo que dura la vida, sin que nos quite el sueño demasiado lo que suceda con las generaciones futuras, sean nuestra descendencia o no.

    Y acá empiezo con las preguntas otra vez. ¿Está bien que sea así? ¿Será acaso un acto reflejo involuntario de la naturaleza humana que se genera como contrapartida al hambre y la superpoblación que hay en el mundo? ¿Será que la prioridad de nuestros abuelos de preparar a nuestros padres, y éstos a nosotros para el futuro, ya no es funcional para nosotros? ¿Será por esta falta de proyección en el tiempo que ahora se nos va la vida felizmente entretenidos entre el control remoto, la computadora y el teléfono celular?

    Y más allá de todo, ¿hay alguien detrás de todo esto? ¿Hay un pastor que le indica al rebaño para dónde tiene que ir y como tiene que actuar, o es producto de la decantación natural del grado de “evolución” que ha alcanzado el ser humano lo que nos hace ser lo que somos y actuar como actuamos? ¿Hay algún interés creado detrás de todo eso? Sé que hay algunos pocos beneficiarios de nuestras distracciones, pero, ¿eligieron serlo o solo cumplen el papel que les tocó en suerte?

    Uy uy uy… ¡que alguien me saque de este brete!

    ResponderEliminar
  5. Creo que va más allá de solo nuestras elecciones y que es un equilibrio entre ambas cosas. O sea nosotros cambiamos, los roles cambiaron, las maneras de vivir la vida cambiaron. Nadie puede meterse en una isla y olvidarse del mundo y el mundo cambio y hay que cambiar con el.
    Creo sin embargo que se puede sacar algo muy positivo del cambio; y es que antes (en la época de nuestros abuelos) estaba mal visto demostrar los sentimientos y aún más mal visto mostrar lo que pasaba en el interior de cada hogar.
    Así que no se te rompa tanto la ilusión, yo conozco muchos historias de abuelos que parecían más amor de lo que eran en realidad, y tal vez tu si investigas un poco más también las descubras.
    A lo que voy es que antes no podían elegir con la misma libertad que ahora lo hacemos, antes se elegía a la esposa por buena cocinera y buena ama de casa; y al esposo por tener la solvencia suficiente para sustentar el hogar. No llegaban a conocerse como personas en la mayoría de los casos; el amor no tenía porque ir de la mano con el matrimonio; aunque se digiere lo contrario porque era lo que se esperaba.
    Ahora elegimos nuestra pareja por otras cosas, (aunque hay quienes aún prefieren los prototipos de la antigüedad) al menos podemos escoger.
    Elegimos si queremos pasar nuestra vida con una persona a quien amamos, a quien consideramos buena persona, en quien confiamos, podemos elegir un proyecto de vida de a dos. Y si no funciona tenemos la posibilidad de una segunda oportunidad.
    Creo que ahora los sentimientos son más sinceros, no se cuidan tanto las apariencias, tal vez por eso mismo se hace más difícil en el presente la durabilidad de las parejas, porque nadie tiene porque soportar compartir la vida con una persona si no lo desea, sin importar lo que digan los demás.
    Esto es un motivo de felicidad, al menos hoy tienes más garantías de que si alguien esta contigo es porque te ama y te acepta como eres (aunque aún hay gente que no piensa así); así que, los amores de hoy aunque cuesten mas conseguirlos y hacerlos durar, son más sinceros y reales que los de antaño.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Victoria por tu aporte.

    Veo que la parcialidad femenina del SERRUCHO está, en líneas generales, apuntando para el mismo lado.

    ¿Qué pasa con los hombres?

    Por favor estimados SERRUCHEROS MASCULINOS, no me dejen solo. Y lo que es peor, no alienten a que ellas digan cosas como... "no opinan porque no les da la cabeza", o cosas por el estilo.

    ¡ VAMO ARRIBA CONTERTULIOS !

    ResponderEliminar
  7. El hombre o mujer ideal existen...solo en el mundo de las ideas.He armado principes azules (y no tanto)en base a momentos particulares de mi vida: a veces el tipo es centrado y a veces no,a veces simpatico en vez de lindo,a veces complicado...no!siempre complicado!!!Y el muy ... desgraciado tarda en aparecer.
    Entonces,cuando bajamos el standart, estan los buenos amigos que nos los recuerdan... ah,si,podrias estar con alguien mejor...si conocieras a alguien mejor.
    mas alla de la realidad social, la post modernidad y la liberacion femenina, y la mar en coche, siempre se cree en el amor...pero que dure lo que tenga que durar.a la vez,miras a los amigos que se empiezan a casar y no comprendes muy bien de donde sacaron el coraje para tal decision(porque se casa la gente¿eh?).ah,si,siempre esta el famoso "el amor despues del amor" -fito siempre lo supo-
    El tema da para largo y no es facil considerar tantos frentes a la vez.pero me gusto la apreciacion.El amor es eterno mientras dura...

    ResponderEliminar

Diga sin miedo lo que piensa, acá no hay censura de ninguna clase. Le sugiero igual que impere el respeto, en caso contrario difícil que pase.