Páginas

domingo, 31 de marzo de 2013

CELESTE

Por Hernán Barrios


Tenía 12 años recién cumplidos. Era la noche del domingo y al otro día, temprano, nos volvíamos a Buenos Aires. Mis padres me habían dado algún dinero para gastar en las tragamonedas, mientras ellos probaban suerte en otros juegos. El ruido ensordecedor de voces y fichas, así como el humo asfixiante de los cigarros, volvían el ambiente abrumador.

Casi había agotado mis reservas cuando una niña, rubia, delgada y de piel blanca como la luna, se paró a mi lado. Tenía un vestido hasta las rodillas color rosa y unas caravanas con forma de estrellas. Entre tímido y confundido la miré y le pregunté su nombre. Así, los ojos más verdes que jamás había visto me devolvieron la mirada, y una voz dulce y suave como la miel me dijo: Celeste.

Luego sonrió y me tomó de la mano. La suya y la mía pusieron, juntas, mi última moneda en la ranura. Bajamos la palanca y las fichas comenzaron a caer en cascada junto a la estridencia de luces y sirenas. Busqué alegre y sorprendido la complicidad de su mirada y ya no estaba. Mis padres me levantaron en andas entre carcajadas y gritos. ¡Había ganada una pequeña fortuna!

 Solo yo sabía que en realidad la había perdido.

4 comentarios:

  1. Oh! ... real o solo inspiración?
    Sencillamente genial! :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ficción en realidad ;)
    Gracias Rose L. por tus palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Hernán, realmente me gustó. Me acordé que en el programa "En Perspectiva" de El Espectador, había, hasta hace unos días por lo menos, un concurso de cuentos cortos, y éste tuyo, en mi humilde opinión, es redondo, contundente. abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Daniel; estaré atento al programa.

    Abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar

Diga sin miedo lo que piensa, acá no hay censura de ninguna clase. Le sugiero igual que impere el respeto, en caso contrario difícil que pase.