Páginas

domingo, 9 de diciembre de 2007

PEQUEÑO Y BREVE RELATO DE AMOR SÚBITO


.


"Fue en la placita de la esquina. Cuando la vi por primera vez, supe de inmediato que era el amor de mi vida. Mi cara se llenó de calor y color al instante. Mis ojos luchaban conmigo mismo por decidir entre bajar la mirada, y mirarla. Mi boca húmeda, se llenó de pronto de un dulce sabor que jamás había probado. Todos mis músculos se tensaron hasta quedar en alerta, al tiempo que mi corazón latía más fuerte que nunca, como queriendo escapar.


Era pequeña y hermosa. Su caminar era tan perfecto y delicado, que parecía hacerlo sobre nubes de algodón. Las líneas de su delicado cuerpecito eran absolutamente armónicas y geometricamente exactas. Y su rostro, simplemente angelical. Todo en ella era hermoso. Ese delicado collar rosa que llevaba con elegancia. Ese minúsculo moñito, también rosa, que agregaba una dosis de ternura a su ya tierna mirada. Si hasta esa metálica cadena que la sujetaba por el cuello y la mantenía unida a su dueña, le quedaba linda.


De pronto, me miró y la miré En un instante supimos todo el uno del otro. Nuestras fibras más íntimas se abrieron súbitamente como una rosa, y nos conocimos. Y supimos que nos habíamos amado siempre.


En un momento y de un tirón, se soltó de la mano que la sujetaba, y emprendió una alocada carrera a mi encuentro. Parecía volar. Sus delgadas patas y manos tocaban apenas el verde y suave pasto en perfecta armonía. Sus blancos rulitos apenas si se dejaban acariciar por el viento, y sus finas orejitas se mantenían erguidas, seguramente a la espera de una señal de mi parte. De pronto, un ómnibus que pasaba la pisó y le aplastó la cabeza. Me fui para mi cucha triste".
.
Guau

5 comentarios:

  1. hernan: es que suele pasar!! el amor a primera vista dura muy poco... suerte para la proxima... Guau Guau
    Marcelo Bravo ex.galan de telenovelas.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo... vos eras el perro? ´tas fumado, hermano?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: pueden ser las dos o no puede ser ninguna. Prefiero dejarlo a tu imaginación. Lo único que pido es no ser la perra. Gracias por estar.

    ResponderEliminar
  4. Q crueldad!!! No le conocía esa veta sanguinaria...
    Yo no se q justificación literaria pueda tener el final q usted eligió, pero a mi me gustan los finales felices. Así q yo le voy a hacer un pedido: ¿puede reescribirlo con un final feliz???? Porfi.... Gracias

    ResponderEliminar
  5. Perdone Ud si herí alguna fibra íntima de su sensible almita, pero resulta que ese día tenía realmente ganas de matar a alguien, y antes de cometer homicidio real, decidí hacerlo de este modo. De todas maneras, prometo pensar una segunda versión, a ver si le podemos salvar la vida a la perrita.

    GRACIAS POR ESTAR.

    ResponderEliminar

Diga sin miedo lo que piensa, acá no hay censura de ninguna clase. Le sugiero igual que impere el respeto, en caso contrario difícil que pase.