Páginas

jueves, 17 de septiembre de 2009

LOS PREPOTENTES

Por Hernán Barrios

Cómo me revientan las personas que les gusta meter el peso de entrada.


Detesto a esos desubicados que llegan por primera vez a un local comercial, y se quieren llevar además de al mundo, al vendedor por delante. Yo les pongo el freno más rápido que volando. ¡No valor, te equivocaste! Salí y volvé a entrar con otra actitud más humilde, que te va a ir mejor.


El hecho de que en un determinado momento, las circunstancias de la vida hayan hecho que uno sea vendedor y el otro cliente, no supone de ninguna manera, diferencia social alguna. Menos aún, humana.


1 comentario:

  1. Te cuento una que hago yo para bajarlos del caballo de una. Si entran sin saludar y de mala gana me piden algo, les digo en voz bien fuerte ¡Buenas tardes! con cara bien de orto. No falla nunca. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Diga sin miedo lo que piensa, acá no hay censura de ninguna clase. Le sugiero igual que impere el respeto, en caso contrario difícil que pase.