Páginas

viernes, 28 de agosto de 2009

COSAS DE LA CONVIVENCIA

Por Hernán Barrios

PRÓLOGO



Realmente, la convivencia es un fenómeno psicosociocultural imposible de entender, hasta que no se vive en carne propia. Nada de lo que te diga cualquier persona que haya pasado por esta experiencia te hará siquiera imaginar, al menos en parte, el baile en el que te estás metiendo. Es algo así como el primer beso; es imposible que alguien te explique a priori, lo que se siente. Tenés que vivirlo.


De nada te servirán como experiencia los años que viviste con tus amigos en aquel desprolijo apartamento del centro. Tampoco los de la pensión, en los que en un período de un año compartiste habitación con media docena de perfectos extraños. Mucho menos, los veinte y pico que pasaste en tu casa materna, bajo el ala protectora de tus padres. Nada. Absolutamente nada de eso te servirá para prepararte para esta nueva etapa.


Pero como soy muy testarudo, igual voy a contar en este post, mi experiencia personal en la materia. Como lo dije antes, estoy convencido de que no va a servir para nada, pero al menos me servirá a mí, para echarme una mirada y ver mi estado de situación. En el remotísimo caso de que algún púber testosterónico con ansias de irse a vivir con su también púber progesterónica novia, gracias a este artículo se tome al menos la molestia de repensar dicha actitud, daré mi tarea en este mundo por cumplida.



*****************************************************************



El primer escollo a salvar en esto de irse a vivir con una dama, estimados amigos, es la elección del barrio en el cual vamos a buscar apartamento. De pique, esto ya no es tarea sencilla.


La tendencia marca que las pretensiones de ellas al respecto son las siguientes: tiene que ser en un barrio céntrico pero no muy ruidoso; cerca de su trabajo y también cerca de la facultad (esto para ir caminando a estos dos lugares y ahorrarse el dinero del boleto; aunque después nunca lo hacen); cerca de un centro comercial, pero con espacios verdes; en un barrio tranquilo, pero con transporte colectivo abundante; cerca de la rambla, pero en una calle no muy ventosa; y en lo posible en un barrio familiar y con poco movimiento, pero seguro y vigilado. Siguiendo estas sencillas directivas, ya estamos en condiciones de ponernos tranquilos, a mirar los clasificados.



Ahora viene la elección del apartamento propiamente dicha.


Sabido es que nosotros los hombres, nos acomodamos en cualquier sucucho que sea barato, tenga baño, y fundamentalmente, espacio para poner el equipo de música, la tele y el home theatre. Pero ellas... necesitan algo más. Teniendo en cuenta entonces las pretensiones básicas de la dama, el apartamento tiene que ser más o menos así: lindo (según su gusto claro), amplio, seguro, luminoso, aireado, moderno, cómodo (esto quiere decir con espacio en el living para recibir una docena de amigas, y en el cuarto para poner un placard en el cual quepa una boutique completa), y no caro. NOTA:*Dejo constancia que la diferencia en pesos entre el barato de los hombres, y el no caro de las mujeres, es de $4000 Uruguayos aproximadamente*. Además, tiene que tener placares en la cocina y el cuarto, terraza para colgar la ropa, baño y cocina hechos a nuevo, estar bien de pintura, sin humedad, tener buena presión de agua, y en lo posible un patio al que le de el sol.


Como se pueden imaginar, las posibilidades de que encontremos un apartamento que reúna todas estas condiciones y en un barrio que también reúna las suyas, son algo escasas. Pero como es sabido que un hombre enamorado hace cualquier sacrificio por satisfacer a su amada, este tipo de infructuosas búsquedas, nuestros jóvenes las inician todo el tiempo. Y justo es decirlo también, muchas veces logran un resultado bastante cercano al ideal.


CONVIVENCIA



La etapa de la búsqueda ha quedado atrás, y los tortolitos están prontos para comenzar a transitar un camino juntos.


No es mi intención romper la ilusión de aquellos que están en esta etapa, pero siguiendo el estilo de vida que me caracteriza y al cual me rehúso a dimitir, las cosas las tengo que decir como son. Amigos, no todas serán flores en el silvestre jardín de la convivencia. Habrá piedras, cardos, y hasta venenosos insectos que intentaran afearlo y hasta destruirlo.


Hecha esta pequeña salvedad, intentaré a continuación crear un retrato, lo más fiel posible, de los pro y los contra de la convivencia.


Como principio tienen las cosas, debo decir que el primer problema al que nos debemos enfrentar los hombres inmediatamente después de mudarnos, es al de la ubicación de los muebles. El problema en realidad no es la diferencia de criterios con ella a la hora de ubicarlos, ya que a nosotros nos da lo mismo que el mueble esté contra una pared u otra, sino la indecisión de la dama en este sentido. El primer día te hace correr 18 veces la mesa ratona de lugar, 15 veces cambiar la orientación del juego de living, y 5 el juego de dormitorio. Y vos que ya venís cansado por haber tenido que cinchar como un loco con la mudanza, no estás para soportar mucho lleve y traiga. Junto con esto viene el tema de los adornos, y sobre todo el de los cuadritos. Ah... los cuadros son un temón. “Amor, me ponés un clavito para colgar este cuadrito”- te dice con vos dulce y tierna. Y allá vas vos con el martillo y la bolsa de clavos a colgarle el cuadro. “¿Dónde lo querés, corazón?”-le decís con vos suave y servicial, y con el pecho hinchado por estrenar el papel de Mc Giver de la casa. Y ahí empieza la milimétrica búsqueda del lugar ideal; “¿por ahí?”; “no, más arriba”; “¿ahí?”; “un poquito más abajo”; “¿por ahí?”; “¿a ver más a la derecha?”; y así sucesivamente por un tiempo no menor a 8.5 minutos. NOTA: *Se producirá un diálogo muy parecido un poco más adelante en el tiempo, cuando haya tomado más confianza y te pida que le rasques la espalda*. Saquen la cuenta que si tenemos que colgar unos 10 cuadritos, se nos va un rato importante, además de una porción grande de paciencia, claro.


Luego surgirán algunos inconvenientes de poca monta, a la hora de colocar los adornitos en la casa. Te advierto amigo que vas a tener alguna complicación, si intentás colgar en el living tu pintura en arpillera del Ché, la medalla de NIKE que te dieron por haber salido en el lugar 2014 de la maratón, o el cuadrito con la cara de tu santa madre. Vas a tener que deshacerte a su vez -siempre en pos de no generar conflicto con tu novel cónyuge-, de tu colección de revistas MUY INTERESANTE, la cual juntás desde los 14; de los peluches (prueba irrefutable de antiguas, y no tan antiguas conquistas amorosas); de los championes viejos y destartalados esos que tanto querés; de tu gastada campera de jean, y de las botas tejanas (las que no usás desde hace 15 años, pero que igual estabas guardando por si volvía la moda).


Para resumir un poco la cuestión ornamental, la casa en definitiva se verá como ella quiera que se vea. En las paredes, en lugar del lienzo de MAFALDA, SABINA y el CHE GUEVARA, habrá una moderna y armónica serie de cuadritos de arte abstracto contemporáneo, que aunque no significan nada en lo absoluto, según ella quedan lindos. Y si hay un cuadro al que realmente aprecias y te pones firme en la decisión de colgarlo, ella al final cederá, y te ofrecerá gentilmente colgarlo en aquella pared poco iluminada que queda junto al baño de servicio, y por la cual rara vez pasa ser humano alguno. Y es eso o nada estimado colega, así que más vale que lo aceptes.


Y así ocurrirá, aunque no lo quieras, con todas y cada una de las cosas que caigan bajo el rubro adorno. Esto sucede, porque según ellas nosotros los hombres estamos incapacitados para discernir si un objeto es lindo o feo, o para combinar colores y texturas. Por lo tanto cosas importantes como el color de las paredes, de las cortinas, del acolchado y hasta del papel higiénico, serán dictaminadas indefectiblemente por la señorita.


En este punto del relato, y ya para pasar de plano a otros temas importantes de la convivencia, voy a tomarme la libertad de contar una infidencia. En mi caso, la ÚNICA; sí, la única batalla que recuerdo haber ganado en mis casi dos años de convivencia con mi señorita novia, es la del lugar de la cama. Y eso, porque la disputa se realizó antes de mudarnos, y amenacé con no irme a vivir con ella si no se me respetaba esa mínima condición. Porque estoy seguro de que si la lucha por el lado derecho de la cama se hubiera realizado una vez hecha la mudanza, también la habría perdido.


Bueno, vamos entonces a enfocarnos ahora, en algunas de las más importantes reyertas con las que tendrán que lidiar estimados contertulios, en pos de tener una vida feliz junto a su ser amado. A fin de hacer más sencillo el entendimiento de dichos desencuentros, y para evitar malos entendidos, los voy a agrupar por temas.



LIMPIEZA


Continúa en 48hs...

14 comentarios:

  1. Excelente me trajo recuerdos. ...No muy lejanos.

    ResponderEliminar
  2. Mmmm... tu comentario me suena a que estas cuestiones las estás sufriendo en tiempo real, jaja. Si tiene aceptación el artículo, próximamente publicaré una manual para poder superar muchas de estas cuestiones, y no morir en el intento.

    Gracias por estar

    ResponderEliminar
  3. Mmmm. A mi me suena que vos tuviste otra convivencia antes y me dijiste que era tu primera vez…
    Que forma de difamarlo a uno, la mayoría de esas cosas no son ciertas y las que son tienen su razón de ser. Empezando que tendrías que reconocer que gracias a uno viven en una casa mas o menos decorosa, porque la verdad que el sentido de la estética (y otros sentidos) en la mayoría de los hombres deja mucho que desear.
    Por otro lado quédate contento nomás con el lugar derecho de la cama ja, el lado que queda arrinconado en la pared.
    Ilusos jaja, se piensan que van a ganar alguna vez!! Es la historia de la humanidad chicos no se hagan ilusiones…

    “La Concubina”

    ResponderEliminar
  4. oia, qué pasó acá?

    y yo, que iba a hablar maravillas de la convivencia... mejor me callo :P

    ResponderEliminar
  5. ¡Comente, comente nomás! Acá está todo bajo control (salvo el ojo que se me está poniendo violeta), jaja.

    Gracias por estar

    ResponderEliminar
  6. Dado que como verán se me ha puesto "el viento de la puerta", insto a la barra masculina a apoyarme con sus comentarios, en este complicado brete en el que me he metido.

    Desde ya muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó!! y me reí en varias ocasiones mientras leía, además como dijo un comentario anterior... nunca los hombres nos van a ganar, a menos que nosotras se lo hagamos creer, y para eso las mujeres somos muy astutas, y ustedes muy tontitos (mas aún si están enamorados)jajaja. En definitiva me gustó mucho y quedo a la espera de "La Limpieza".

    ResponderEliminar
  8. MOROCHA:
    Me alegro que te haya gustado y hecho reir el artículo. Esa es realmente su única finalidad. Leo tu comentario y trato de llevarte la contra en algo, y sabés que no puedo. Las dos cosas que decís son ciertas: las mujeres son muy astutas (supongo que es la forma que encontró la naturaleza de contrarestar la mayor fuerza física de los hombres), y un hombre enamorado, es un tarado completo.

    Gracias por estar

    ResponderEliminar
  9. Estimado amigo... que felices ilusos eramos hace 20 años atrás... el mundo era nuestro... luego llegaron ellas que nos vendieron el obelisco, además de traer consigo sus madres, GRFFFF
    Un abrazo hermano (me atrapó la Morocha con sus exactas palabras, je je je)

    ResponderEliminar
  10. EL CABEZA:

    Cierto amigo, el mundo era nuestro. Chiquito pero nuestro al fin.

    ¡A ver MOROCHA, te hablan ahí!

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, me hizo acordardar mucho a los principios de la convivencia donde quedo claro que no van mas losa afiches del Globo, ni de los Stone, ni de los Ratones... solo si consigue alguno que este encuandrado, que no sea ordinario y que demuestre que es una obra de arte... Todavia no lo consiguio parece... salvo por la bandera de Bob Marley que muy humildemente le regale para navidad. jajajaja
    Espero la limpieza a ver si me parece familiar jajaja
    Jimena

    ResponderEliminar
  12. Más flexible que la media de las mujeres resultaste Jimena; supongo que debe ser porque a vos también te gustan esas bandas.

    Te cuento que el post de LIMPIEZA y varios más, ya están publicados. Andá hasta abajo y hacé click en "Página principal"

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  13. y esto recien comienza....!!!mucha suerte!!!jajaja

    ResponderEliminar
  14. Muuuuyy bueno!!! me encanto. Absolutamente convencida que voy a esperar mucho tiempo mas antes de tomar esta terrible desicion de mudarme con mi novio JAJAJA. Leyendo esto se me aclaraon muchas cosas y las dudas que tenia quedaron mas que clarisimas! jaja.. en espera del tip limpieza

    ResponderEliminar

Diga sin miedo lo que piensa, acá no hay censura de ninguna clase. Le sugiero igual que impere el respeto, en caso contrario difícil que pase.